Biología

ACT DIVERSIFICACION BACHILLERATO

INTRODUCCIÓN

LA CELULA

Resultado de imagen de la celula

 

Las afirmaciones respecto al origen de las células son producto de muchos años de investigaciones relacionadas a la parte estructural y funcional, esto se deduce al campo de estudio denominado citología.

Karp (2006) señala que el descubrimiento de la célula se atribuye a un inglés llamado Robert Hooke, el cual se desempeñaba como microscopista y que a una edad de 27 años se le otorga la posición de curador de Royal Society of London, una academia científica de origen inglés, y el cual se basó en responder preguntas como ¿por qué los tapones de corcho son buenos para contener el aire contenido en una botella?    

Así mismo, Freeman (2009)  afirma que el descubrimiento de la célula se dio en 1665 por un científico de apellido Hooke, el cual haciendo uso de un microscopio óptico con aumento de unas 60 veces se dedicó al estudio de un corcho de roble; en el que observó pequeños compartimentos análogos a poros que a simple vista era imposible determinar y a lo que llamó células, palabra que proviene del latín cellulae que significa pequeñas habitaciones; y que Karp (2006) recalca que las llamó así debido a que se asemejaba a las celdas habitadas por los monjes de un monasterio, concluyéndose que este impulsor de la ciencia, lo que visualizó fueron las paredes celulares.

Con el paso de los años y una vez realizada la publicación de los resultados obtenidos por Hooke, se dio la creación de microscopios más sofisticados por parte de otro científico destacado de nombre Antonie Van Leeuwehoek, que según Becker et al (2007) era un comerciante Holandés que dedicó gran parte de su vida a la fabricación de los instrumentos antes mencionados, y el cual haciendo uso de lentes más potentes fue el primero en realizar observaciones de células vivas, dentro de las cuales se incluyen células sanguíneas, espermatozoides y organismos unicelulares presentes en agua de las charcas.

Sin embargo, Karp (2006) detalla que Leeuwehoek envió cartas durante 50 años a la Royal Society of London en las describía sus aportes en el área de la microscopía  y en las que especificaba sus hábitos diarios además de su estado de salud; estas cartas se enviaron a Robert Hooke quién confirmó sus observaciones, convirtiendo a Antonie en una gran celebridad a nivel mundial.

También deben de tenerse en cuenta, los aportes realizados por otros científicos destacados en la historia de la teoría celular, entre ellos se puede mencionar al inglés y botánico Robert Brown, que según Becker et al (2007) al realizar observaciones en distintas plantas, descubrió que estas tenían una estructura de forma redondeada a la que llamó nucleus, por otra parte; también se hace énfasis al alemán, Mattias Schleiden que en el año de 1838 concluyó que los tejidos de las plantas se encontraban compuestos por una serie de células y en la cual un embrión se origina a partir de una célula preexistente; por otra parte Theodor Schwann en sus investigaciones realizadas en 1839 propuso conclusiones similares a las propuestas por Schleiden, pero se basó en el estudio de animales, lo que permitió descartar los fundamentos que afirmaban que las células vegetales y animales se asemejaban estructuralmente.

Para Swanson (1965), Schleiden y Schwann hicieron una recolección de las ideas propuestas anteriormente, además de las observaciones aceptadas en ese entonces y decidieron reorganizarlas en un conjunto, que tuvo un valor significativo y a lo que mencionaron como teoría celular. Estos principios sustentan actualmente una base fundamental en la biología celular, aunque se debe de tomar en cuenta que muchas de las afirmaciones que se creían en la época, se fueron descartando de manera experimental.

Beron (2006) hace referencia a la idea con la que se dio origen a la teoría celular, la cual se sustentaba mediante un diálogo ocurrido entre Schleiden y Schwann y que dice lo siguiente:

“Un día que cenaba con el señor Schleiden, este ilustre botánico me indicó la importante función que desempeña el núcleo en el desarrollo de las células vegetales. Me acordé enseguida de haber visto un órgano semejante en las células de la cuerda dorsal del renacuajo, y en aquel momento comprendí la importancia que tendría mi descubrimiento si llegaba a demostrar que en las células de la cuerda dorsal este núcleo desempeñaba el mismo papel que el núcleo de las plantas en el desarrollo de los vegetales”. (p. 4)

De esta forma y a partir de una serie de observaciones realizadas, se pueden expresar las bases de la teoría celular, tomando en cuanta cuatro postulados  en la que se rige, entre ellos están: (1) Los organismos constan de una o más células. (2) La célula sustenta las bases estructurales de todos los organismos. (3) las células surgen a partir de células que ya existían inicialmente. (4) en las células se concentra el material hereditario.

Ahora bien, ¿cómo se logra determinar el origen de las células? Este descubrimiento fue realizado por un fisiólogo alemán,  Rudolph Virchow, donde según Freeman (2009) se dio en 1858 cuando el mismo afirmó que todas las células provenían de otras ya existentes, teoría que contrarrestó la hipótesis de la “generación espontánea “que indicaba que los organismos se originaban a partir de la materia no viva de una forma espontánea.  Por ello, un químico francés denominado Louis Pasteur se dedicó a comprobar experimentalmente la hipótesis creando dos experimentos, un caldo no expuesto a una fuente de células y otro sí expuesto. La generación espontánea predecía que un grupo de células se iba a visualizar en ambos experimentos; por lo tanto, el postulado propuesto por Virchow indicaba que estas solo se visualizarían en la fuente expuesta.

 

Finalmente, el método de experimentación utilizado por Pasteur se inclinó hacia la teoría de que las células provenían de otras preexistentes, dejando de lado la hipótesis de generación espontánea; por lo tanto una vez aceptado este principio fue añadido a los postulados antes mencionados formando parte de la teoría celular.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

  • Becker, W. M., Kleinsmith, L. J. y Hardin, J. (2007). El mundo de la célula (6ª ed). Madrid, España: PEARSON EDUCACIÓN.
  • Berón, M. P. (2006). Historia de la teoria celular. Universidad Nacional de Mar del Plata,[en línea] http://www. mdp. edu. ar/exactas/biologia/grupos/version% 201_1/Practicos/archivos/086_092_LECTURA_celular. pdf,[consulta: 20 de enero del 2003].
  • Karp, G. (2006). Biología celular y molecular: conceptos y experimentos (4ª ed). D.F, México: Mc Graw-Hill
  • Lawson, A. E. (1994). Uso de los ciclos de aprendizaje para la enseñanza de destrezas de razonamiento científico y de sistemas conceptuales. Enseñanza de las Ciencias, 12(2), 165-187.
  • Scott, F. (2009). Biología (3ª ed). Madrid, España: PEARSON EDUCACIÓN.
  • Swanson, C. P. (1965). La célula (2ª ed). D.F, México: UNIÓN TIPOGRÁFICA EDITORIAL HISPANO-AMERICANA.